Lunes, 23 Marzo 2015

¿Cómo entra el dinero ilícito a los partidos políticos?

Poder Ciudadano conversó con el analista político, Fernando Tuesta acerca de la reforma electoral, la necesidad de que los partidos políticos sean financiados por el Estado y el panorama político actual en las regiones.

Durante el mes de marzo, el Congreso de la República debatió y aprobó cuatro medidas sobre reforma electoral de los seis dictámenes que fueron aprobados por la Comisión de Constitución. Sin embargo, para el analista político Fernando Tuesta esto es “insuficiente” ya que todavía falta debatir temas como el voto preferencial y el financiamiento a los partidos políticos. 

Para Tuesta llevar a cabo una verdadera reforma electoral no está siendo nada fácil, ya que por un lado tenemos la posición de cada partido político y además los intereses de los parlamentarios.

La Comisión de Constitución ha tomado varios de estos proyectos y ha intentado desarrollar ciertos consensos con los partidos y esto no es fácil por varias razones: uno porque son muchos partidos y esto lleva a dificultades para llegar acuerdos. (…) Los congresistas miden el efecto que va a producir en su reelección o su intento de reelección en el 2016. En otras palabras nadie legisla contra si mismo o sus pretensiones.

 

No hay sanciones para los partidos políticos que reciben dineros ilícitos

 

Por otro parte, Tuesta manifestó que es difícil sancionar a los partidos políticos que obtengan financiamiento proveniente del crimen organizado para sus campañas ya que el Estado no otorga el financiamiento público directo a pesar que lo indica la Ley de Partidos Políticos.

Pero, ¿en qué consiste el financiamiento público directo? Según señala la ley sólo los partidos políticos que obtienen representación en el Congreso. Estos fondos deberán ser utilizados por los partidos políticos en actividades de formación, capacitación e investigación, así como para sus gastos de funcionamiento ordinario.

No se aplica porque el gobierno de Alan García y el gobierno actual de Ollanta Humala no entrega ese dinero pese a que la ley lo señala.

Además resaltó que para lograr que se cumpla con el financiamiento público directo, debe existir disponibilidad presupuestal, sin embargo, no se concreta debido al desinterés de las anteriores gestiones en el Ministerio de Economía.

A esto se suma la desconfianza por parte de los gobiernos que piensan que si entregan dinero a los partidos sus adversarios políticos realizarán campañas en su contra.

Recordó que “décadas atrás los partidos se mantenían con las contribuciones de los militantes, hoy en día casi no hay militantes, y si los hay es en época de elecciones”.

Lo otro es que las campañas electorales cada vez cuestan más, y eso es necesario que el elector entienda que la política cuesta.

Ante esta situación, Tuesta precisó que los candidatos se vuelven más vulnerables, ya que al no contar con los recursos económicos para financiar sus campañas optan por recibir grandes sumas de dinero de terceros - ya sea de personas o empresas-, dinero que puede provenir de fuentes ilícitas.

Y esto es gracias al voto preferencial. Según indicó Tuesta Soldevilla porque “por ley el financiamiento es para el partido y no para la persona, pero con el voto preferencial lo que ocurre es que se lo dan a la persona”.

También manifestó que esto genera que los partidos políticos no entreguen sus informes sobre gastos de campaña a la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) porque lo que reciben son considerables sumas de dinero que sobrepasan los topes impuestos por ley.

Esto llevaría a que los partidos sean sancionados con el retiro del financiamiento público directo, medida que en la realidad no se aplica.

Pero si tu presentas y cometes algunos errores o faltas contra la ley, te sanciono económicamente. Entonces prefiero no entregar el informe con lo cual me das una penalidad que no existe.

Asimismo, Tuesta precisó que nuestro país no es el único en América Latina que no entrega dinero a sus partidos políticos. Venezuela y Bolivia tampoco entregan financiamiento.

 

“Muchos recursos en pocas manos y sin control”

Aunque la reforma electoral está apuntando al lado regional para el 2018 -y muy poco para las elecciones que se avecinan el próximo año-, Tuesta mencionó que estas normas recientemente aprobadas no combatirá “aquello que es una lacra actualmente a nivel subnacional. Muchos recursos en pocas manos y sin control que la no reelección no eliminará”.

Es más, puso como ejemplo lo que vivió Ancash durante la gestión de César Álvarez.

El señor Álvarez estuvo poco tiempo, y necesitas en algunos casos cuatro años para levantarte el gobierno regional como una alcaldía provincial o distrital.

Esta situación no cambiará, según Tuesta, hasta que el Congreso “no se avoque y considere esto como un tema de prioridad nacional, la cosa va seguir igual”.

 

Suscríbete y recibe las mejores noticias

...